Pocas palabras

SOBRE NOSOTROS

¿Por qué elegirnos?

sabemos que nuestros peñistas son la clave de nuestro éxito. triunfo.

     La Peña el Traspiés fue fundada en El Burgo de Osma en 1974 por un grupo de amigos que, perteneciendo cada uno a peñas diferentes, decidieron pasar aquellas fiestas juntos, unidos, aparte de por su amistad, por la ilusión de participar en todos los actos bajo los mismos colores y por ese estilo traspiesero de vivir las fiestas de San Roque.

     Las fiestas de El Burgo de Osma se celebran cada año del 14 al 19 de agosto en honor a San Roque y la Virgen del Espino. Muchos son los actos, tanto religiosos como profanos, que se celebran durante esos días. Caben destacar la novena y las procesiones, el desfile del día del Pregón, los festejos taurinos, los pasacalles de gigantes y cabezudos, las cucañas, las comidas en la plaza del Rastro, las verbenas y como no, el baile de «La Rueda» en la Plaza Mayor.

     Además de estos actos oficiales, cada una de las 15 peñas que hay en El Burgo (TRASPIÉS, LOS RAYOS, EL SECRETO, EL COLMO, LA AMISTAD, EL CONTRASTE, EL CORRECAMINOS, AHYWA, EL CUCÚ, LOS CELTAS, ANDAIA, SIEMPRE SÍ, EL DESPISTE, EL CAPOTE DE SAN ROQUE y EL MAKOKI) celebran con su gente las fiestas a su manera, organizando distintos eventos públicos o privados, además de los actos que se celebren de forma conjunta bajo la Asociación de Peñas de El Burgo de Osma.

     La primera y más multitudinaria de las celebraciones es el desfile, que realizamos junto con las otras peñas acompañando a la carroza en la que desfilan la Reina y las Damas de las fiestas. Esto tiene lugar el primer día, el del Pregón y sirve como pistoletazo de salida a seis días y seis noches intensos en los que no paramos de cantar, de bailar, de reír, de comer, de beber y en definitiva de disfrutar de una u otra manera.

     Todos los días, después de pasar una mañana de «cañas, y cucañas», por todos los bares de la villa, hacemos comida para todo aquel que quiera reponerse de una ajetreada noche; caldereta de cordero, espaguetis con salchichas, patatas a la riojana, paella, parrillada, etc… lo que al grupo que se encarga se le ocurra. Es una buena excusa para disfrutar juntos de estos días festivos lo máximo posible. También hacemos cubatadas en la peña y cualquier juego divertido que ayude a pasar buenos ratos.

     Subimos todos «desfilando» desde la Plaza Mayor hasta la Plaza de Toros. Allí cada peña ocupa su lugar en el tendido, sentándose todos los miembros juntos (algunos más juntos que otros) y poniendo ese granito de arena, para dar ese ambiente tan peculiar que aquí se respira durante la lidia. Subimos abundante vino fresco o alguna de nuestras bebidas alternativas (según nos de) para combatir el calor, y durante el cuarto toro, nos comemos un buen bocadillo de jamón serrano, mientras los músicos de las peñas amenizan con canciones típicas como el «Ay San Roque», «La Mari Carmen», «Si te ha pillao…», etc…

     Al concluir la corrida, novillada o lo que toque, bajamos junto con el resto de peñas y nos vamos a tomar unos buenos tragos de cerveza en la Plaza de la Catedral, bailamos «La Rueda» y nos vamos a cenar también a la Peña. 

     En estas fiestas de San Roque el que pisa su casa es porque se ha despistado. 

Pero si te interesa conocer más DE cerca estas fiestas, lo mejor es que vengas y las vivas por ti mismo.